Los niños de 2 a 11 años deben ir acompañados por un adulto.